0

Alternativa a la vivienda actual: iglú en madera autoconstruíble

Ingenio, saber hacer, carácter emprendedor, inquietud, innovación, experiencia y visión de futuro son algunos de los adjetivos que pueden aplicarse a Juan José Campos y Javier Cejudo, socios fundadores de Xilacurve (empresa instalada en Serón) que a través de la carpintería de Campos han diseñado un prototipo de vivienda portátil, móvil y de montaje sencillo mediante kilts; que además cubre las necesidades y objetivos de cualquier casa de la actualidad. La novedad reside también en su diseño curvo tipo iglú de pequeña o gran vivienda (según se prefiera) por módulos que pueden ser ampliados con el tiempo dependiendo de gustos o necesidades.

Ecológico, transformable, transportable y autoconstruíble resume las cualidades principales del proyecto según sus creadores, quienes han inventado e ideado (gracias a la experiencia inicial de Campos en el sector de las estructuras de madera) un prototipo de vivienda destinada a un público joven, tal vez algo nómada, inconformista, de nivel adquisitivo no excesivo; en definitiva para una sociedad más actual, acorde con el ritmo de vida que se impone hoy en día.

Para los socios, este proyecto simplemente «representa una alternativa a la vivienda actual, pensado y diseñado para que cualquiera tenga acceso, tanto por su fácil montaje como por su facilidad de transporte o ampliación».

La iniciativa se presenta en un formato básico de 12 módulos, entre los que se incluye cocina y baño; ampliable según necesidades a base de más módulos que se irán incorporando al original.
Su llamativo diseño en forma de iglú ha dado nombre al ‘xiglú’, única iniciativa en toda España con esta forma a base de madera laminada curva que le confiere una atractiva imagen, confortable y cálida que puede quedar perfecta integrada en el entorno.

Un iglú es de hielo, que se deshace y no deja rastro ni daña el entorno natural, inspiración de Xilacurve para su prototipo de vivienda donde la madera se convierte en el principal material empleado para la fabricación del Xiglú «por resultar el material de construcción más sostenible», argumenta Juanjo Campos; quien lleva trabajando en la carpintería, ebanistería y estructuras de madera desde el año 2004 para finalmente, convertir su sueño en realidad sumando la experiencia internacional en proyectos medioambientales de Javier Cejudo como ingeniero industrial.

Los empresarios, en plena promoción de su producto estrella, trabajan en el lanzamiento de su invento que van a dar a conocer en Biocultura en Madrid (feria de productos ecológicos y consumo responsable) porque, precisamente otra de las características del proyecto, se basa en la ecología, la sostenibilidad y la posibilidad de reciclaje de sus piezas. «Este es un espacio pensado para que aporte lo que cada uno necesite; no más», indican los emprendedores.

Entre sus brillantes ideas también han buscado la fórmula del ‘crowdfunding’, también denominada microfinanciación colectiva, para financiar su primer iglú a través de una rifa que se celebrará próximamente. Los participantes podrán ganar un iglú de Xilacurve y apoyar el proyecto simplemente comprando una papeleta. Esta idea ha partido de Pilar, una de las dos carpinteras que trabajan en la empresa (Frouke y Pilar). Nada se ha dejado al azar y hasta los profesionales de la empresa han sido elegidos (en este caso elegidas) tanto por su capacidad de trabajo como por su visión de futuro de una sociedad que viene.

Energium

Deja un comentario